Entrada destacada

Cómo alimentarse y alimentar a sus hijos

Madre es madre! Y para la mayoría, la mayor preocupación en el día a día con los niños es sin duda la comida. Algunos porque los niños ...

viernes, 30 de diciembre de 2011

Cómo ser chicos populares


¿Demasiadas cualidades? Es posible, pero no necesariamente hay que poseerlas todas ni convertirse en el líder de todos los grupos. Sin embargo, es importante que los padres las conozcan, porque puede darse el caso de que tengan que aconsejar a sus hijos si los ven muy desorientados en sus relaciones.

Claro esta que en estos asuntos hay que ser discreto y tener mucho tacto, porque el chico debe ser el protagonista de su vida social, especialmente en la adolescencia, y no es bueno estar encima sobreprotegiendolo y dirigiendo su conducta. Necesitan autonomía y la sobreprotección es otra característica que se da en muchos chicos impopulares y rechazados. Pero no olvidemos lo que hemos dicho sobre que un buen clima familiar favorece que los hijos aprendan el modo de ser aceptados entre sus amigos.

Una característica frecuente de los chicos populares es que suelen tener padres que los apoyan y los ayudan en todo. Si nuestro hijo tiene muy poco contacto con los de su edad, quizá valga la pena hablar con él, explicarle qué cosas irritan a los otros y sugerirle como ser agradable, qué temas de conversación pueden interesar a los demás, etc.

En ciertos casos, un discreto cambio de impresiones con su maestra o profesores, que a veces tiene resortes para influir en la vida social de b dase, puede ser de mucha ayuda.

miércoles, 28 de diciembre de 2011

Las preguntas sobre sexualidad

Todas las preguntas tienen respuesta

Es fundamental contestar siempre a sus preguntas. Irse por la tangente o eludir el tema es defraudarlos y coartar su natural curiosidad. Debemos responder la verdad, explicar las cosas de una forma clara, natural, cargada de sentido común. Evitar los razonamientos complicados, los tecnicismos y el obsesionarnos por dar una respuesta muy precisa. Respondamos de modo natural y ayudándonos de pequeñas comparaciones y ejemplos.

El niño no siempre podrá entendernos, pero esto no es tan grave. Lo que importa es que sepa que las preguntas tienen respuestas. Nuestra misión es responder a las cuestiones más complicadas de la forma más espontánea posible, de la misma manera que se contesta a cualquier otro interrogante que planteen.

En el mercado existen buenos libros dedicados a los niños, con ilustraciones y explicaciones sencillas, que son excelentes auxiliares de los papis en este tipo de información. Y una regla de oro: adaptar la respuesta a la mentalidad de cada chico, no dando más explicaciones si queda satisfecho. No ir nunca más allá de lo que su curiosidad pide. Tan malo es quedarse corto como excederse y dar una explicación que no entienden o no viene al caso. Y, sobre todo, hay que hablarles del sexo honestamente, explicando sus peligros para que puedan defenderse. El sexo es un valor y no hay que relacionarlo con temas negativos, ya que se corre el riesgo de que se identifique así. Es bueno que los chicos ejerzan su sexualidad. Es una calle que tienen que aprender a cruzar, no un precipicio.

lunes, 26 de diciembre de 2011

La habilidad social de los adolescentes


¿En qué consiste la habilidad social? Antes nos referíamos a ella como un factor que facilita la popularidad de chicas y chicos entre sus iguales.  Sería más exacto hablar de un conjunto de habilidades saber solucionar conflictos entre amigos; comunicarse con ellos de una forma amistosa, sensible y cooperadora; pedir explicaciones ante la reacción de un compañero en lugar de responder con brusquedad; adaptarse al funcionamiento de un grupo cuando se pretende formar parte de el...

Aún podríamos elaborar un listado más detallado de las características que hacen que un chico sea popular entre sus compañeros: saber restar importancia a los conflictos, ser bueno organizando juegos y actividades en general, saber escuchar, tener sentido del humor, hacer cumplidos...

Entre las cualidades que se buscan en un amigo también están el que sea alegre y simpático, que no sea mandón, que comparta sus cosas, que dé la cara por los amigos, que no cambie bruscamente de humor de un día a otro...

sábado, 24 de diciembre de 2011

La sexualidad con naturalidad


Naturalidad; es un tema más en el marco de la educación global

Si de los siete a los once años es la etapa de lo biológico, a partir de esta edad se entra en la fase de lo social. Puede hablarse ya a los hijos sobre prostitución, homosexualidad y pornografía. Pero, sobre todo, debemos hablarles de los desequilibrios hormonales que van a experimentar y cómo eso va a afectarles.

Lo más importante es que, en todos los casos y a todas las edades, a la hora de hablar de sexo con los hijos lo hagamos con naturalidad, contestando a sus dudas siempre de una forma adecuada al desarrollo intelectual y emocional de cada niño, en el marco de su educación global y anticipándonos, esto es, dándoles una verdadera orientación.

Hay momentos clave en los que los chicos tienen que recibir información. Para eso no debemos sentarnos y darles una charla, en plan educativo, sino aprovechar cualquier oportunidad, al hilo de un aviso, de una situación, un chiste, etc.

jueves, 22 de diciembre de 2011

La familia de los chicos populares


¿Influye la familia en caer mal o bien? Es importante saber que las buenas relaciones familiares establecen una sólida base para que los hijos consigan desenvolverse bien en las relaciones con sus iguales.

Cuando en casa existe un cálido apoyo afectivo, cuando las normas se acompañan de la correspondiente explicación y además se enseñan las fórmulas de cortesía y la consideración hacia los demás -sin caer en el extremo-, los chicos encuentran mejor comunicación y aceptación entre los amigos.

En cambio, un estilo educativo despótico y un ambiente tenso se encuentran más frecuentemente en los hogares de los chicos que cosechan  rechazo entre los compañeros.

martes, 20 de diciembre de 2011

Hablar con los hijos sobre sexualidad


Siempre hay que adelantarse al desarrollo del niño. Antes de que cumplan los once años, hacia los nueve o los diez, tienen que estar informados a la perfección de todo, sin esperar a que la nena tenga la primera menstruación o el varón su primera eyaculación. Según algunos expertos, para entonces ya tienen que conocer todos los riesgos y ventajas del sexo. Por lo tanto, deberíamos hablar con ellos antes y en forma clara, y no una sola vez, sino varias.

Ya bien avanzada la pubertad, conviene insistirles bastante sobre los anticonceptivos.

Según el caso en cada familia no habría por qué respetar su posible pudor con respecto a determinados temas. Pero que sepan acerca de la anticoncepción es importante, ya que esto contribuirá a educarlos para una maternidad y paternidad responsables. Es conveniente conversar sobre todas las cuestiones de la vida sexual.

Los padres deben tener en cuenta que, a partir de los once años, los chicos ya no son tan receptivos a lo que les digamos. A esa edad ya tiene más peso el grupo de amigos que la familia, por eso todo esto hay que hacerlo antes. Es importante que en esta etapa, de siete a once años, el niño conozca los riesgos del sexo, igual que conoce el peligro de cruzar una calle.

domingo, 18 de diciembre de 2011

Adolescentes populares


Todos los padres desearían que su hija o hijo disfrutara de un buen nivel de aceptación social entre sus iguales. Cómo ayudarlo a eso, sin embargo, es un terreno resbaladizo en el que no siempre resulta fácil incursionar. Un buen modo de no equivocarse es desechar la falsa impresión de que el éxito social depende de una especie de arrogancia chic. Al contrario, la base más sólida para ser querido y aceptado reside en la capacidad para sintonizar emocionalmente con los demás. Se trata de desarrollar la empatia o, por utilizar una expresión de moda, de cultivar eso que llaman la inteligencia emocional.

Las verdaderas cualidades que determinan el éxito social de una chica o un chico son la alegría y el buen carácter, pero sobre todo la sensibilidad ante los deseos y necesidades de los otros, y una cierta confianza en sus recursos, ya que les da seguridad.

Por ejemplo, hay un camino mejor para lograr aceptación que seguir senilmente a los líderes o estrellas de la clase, y consiste en ponerse del lado de los débiles.

Si nuestro hijo es testigo de que un compañero es marginado, maltratado o recibe burlas por parte de otros, animémoslo a ayudarlo, a ser amable con el a darle una mano para salir de su situación (denunciándola a los adultos si es preciso y hagámoslo sentirse orgulloso por eso.

viernes, 16 de diciembre de 2011

Educación sexual a los 7 años


A partir de los siete años: información científica y exhaustiva

Desde muy pequeños los niños deben conocer ya los nombres correctos de sus órganos sexuales y recibir una respuesta clara a todas sus preguntas, aunque ya hemos dicho que no son necesarias explicaciones complicadas ni demasiado detalladas. A un niño pequeño le basta con saber que el hecho de que su pene se ponga para arriba es algo que a veces hace el cuerpo naturalmente, como cuando la piel se pone 'de gallina. 

Cuando crezca más, se le podrá hablar del papel que cumple la erección para posibilitar el acto sexual, algo, por cierto, facilísimo de entender." Para eso, hay que ir preparándose a partir de los siete años, edad en la que los chicos atraviesan otra etapa fundamental en su aprendizaje sexual.

A partir de los siete, entran en la fase que los sexólogos denominan como racionamiento científico, que llega hasta los once años; es la edad del aprendizaje, por eso los padres deben utilizar un lenguaje correcto y ofrecer una información amplia, expresándose correctamente. Hay que hablar de óvulos y espermatozoides, y avanzar, todo el tema de la reproducción, anticoncepción y enfermedades de transmisión sexual.


miércoles, 14 de diciembre de 2011

Los chicos quieren ser protagonistas


La madre de Camila le preguntó un día a su hija por qué nunca invitaba a casa a ninguna compañera del colegio. De pronto Camila se deshizo en llanto y declaró que nadie quería hablar ni salir con ella.

Ser admitido entre los compañeros, tener un lugar en el grupo, es muy importante en la pubertad. Si los amigos para un niño son siempre fundamentales, en la adolescencia las amistades llegan a ser más cercanas e intensas que en ninguna otra época de la vida. Es normal, por lo tanto, que el asunto ocupe un lugar preferente entre las preocupaciones de las chicas y chicos de esta edad.

¿Qué les confiere popularidad? Se han realizado diversos estudios sobre cuáles son las cualidades que hacen a los adolescentes populares entre sus compañeros. En las chicas ocupan un lugar destacado la belleza física, usar una ropa atractiva, ser socialmente habilidosas y atraer a los chicos.

El éxito académico, en cambio, no parece contar mucho a esta edad (aunque sí importará más adelante). En cuanto a los varones, los rasgos más apreciados son, al parecer, la habilidad atlética, la masculinidad y, nuevamente, la habilidad social (sobre qué es esta misteriosa facultad volveremos más tarde). Y en ambos sexos parece importante tener ciertas posesiones materiales, como la computadora y los juegos electrónicos.

lunes, 12 de diciembre de 2011

Explicar a un niño el embarazo


Para explicar el embarazo, por ejemplo, se puede decir que la semilla es tan chiquita que tiene que estar protegida dentro de la mamá hasta que se haga grande. Puede ser que el niño  quede satisfecho con la respuesta, pero puede ser que quiera saber más: "Sí, pero, ¿cómo se metió en la panza?".

Para los más chiquitos basta con la explicación de que los niños se forman allí porque papá y mamá se quieren, se ponen muy juntos y se besan y se abrazan. También es importante decirles que los bebés vienen porque se los desea.  Normalmente ni piden ni necesitan saber más.

No hay que extralimitarse ni quedarse corto.

Cuando vayan siendo algo más grandes, habrá que ir ampliando el contenido informativo de nuestras respuestas, siguiendo la regla de oro de que no hay que quedarse corto ni excederse, es decir: responder siempre abierta y claramente a sus preguntas, pero no ir más allá de lo que su curiosidad nos pide.

Por ejemplo, si es un niño de cinco o seis años el que hace la pregunta "¿Y cómo entra la semilla?", típica en esta edad, es el momento de explicar que el pene de papá es como un tubo que entra en la vagina, el hueco que tiene la mamá. Hay que dar explicaciones muy reales y muy ajustadas, sin darle más vueltas ni más importancia. Con frecuencia los padres tienden a envolver toda esta historia de amor, pasión y magia: Papá y yo nos queríamos tanto...', y es que, inconscientemente, se relaciona el sexo con algo malo y, por eso, se envuelve en amor y pasión, que se consideran valores positivos. Quizá sea mejor explicar estos temas de manera más racional.

sábado, 10 de diciembre de 2011

Visitas periódicas al dentista


Conviene llevar el niño al dentista cada seis meses, a partir de los tres años, ya que en esta edad puede iniciarse la aparición de la caries. El momento oportuno para curar una caries es aquel en el que su cavidad aún es diminuta, y de este modo se salvan las piezas y se impiden las complicaciones, tales como abscesos y granulomas.

Aunque el pequeño no sufra caries, es conveniente llevarlo de vez en cuando al dentista para que revise su boca y con ello evite posibles enfermedades. Además, el control odontológico de seguridad acostumbrará al niño a no temer al dentista, de modo que, si se presenta el caso, se comportará bien y las curas podrán ser efectuadas a fondo, y no de un modo aproximado y rápido como ocurre cuando el niño está aterrorizado.

Muchas veces creen los padres que no debe preocupar la caries de los dientes de leche, puesto que al fin y al cabo éstos serán sustituidos por los definitivos. Esto es un grave error. Un diente cariado, además de poder causar molestias al pequeño, es capaz de provocar una infección que se propague al diente que crece debajo y a veces incluso al hueso maxilar. Por otra parte, si se llega hasta el punto de tener que extraer el diente cariado, la herida causa la formación de un espacio hueco que tal vez obligue a las piezas vecinas a crecer en una posición anómala, limitando con ello el espacio disponible para el diente definitivo cuando éste brote de la encía.

En cuanto a la cronología de aparición de los dientes de leche, hay que tener en cuenta que puede presentar variaciones: algún retardo, nacimiento primero del incisivo medio superior que los inferiores, etc.

Estas pequeñas irregularidades no pueden ser interpretadas como un signo de enfermedad. Tan sólo en el caso de un retardo muy acentuado o de una aparición muy precoz, debe consultarse al médico.

martes, 6 de diciembre de 2011

Diabetes infantil, enseñarles a controlarse solos


A partir de una cierta edad, los padres tienen que enseñarles a inyectarse solos, a cuidar que sus jeringas estén en buen estado, a saber qué alimentos los perjudican, a detectar cuándo se produce un descenso brusco del azúcar (tienen que saber que la excesiva actividad física puede disminuir la glucemia, por lo que si corren, se mueven o hacen ejercicio tienen que tomar antes un caramelo, un terrón...). A partir de los 9-10 años pueden ya manejar sus pruebas de orina y sus inyecciones (sin interpretar por sí mismos los resultados) y, entre los 16-17 ser totalmente autosuficientes.

Si la diabetes se trata adecuadamente, el crecimiento y la vida del niño serán totalmente normales. Los padres tienen que buscar que sus hijos diabéticos vivan como los demás, que no se sientan distintos, evitando protegerlos demasiado, o someterlos a restricciones muy estrictas, porque de lo que se trata, es de alentar su independencia y su contacto normal con los otros niños.

domingo, 4 de diciembre de 2011

Lavar los dientes


El mejor momento para lavar los dientes es después de las comidas y antes de acostarse, puesto que es entonces cuando se produce la mayor secreción salival. La limpieza se efectuará del modo siguiente:

El cepillo debe actuar en sentido vertical, sin que importe que a veces esta práctica pueda provocar la aparición de un poco de sangre en la encía.

Esta operación debe efectuarse perpendicular, y no paralelamente, a los huesos maxilares, con el fin de evitar que las piezas se descarnen a nivel del cuello, con la consiguiente formación de caries.

viernes, 2 de diciembre de 2011

Las respuestas a los niños


Lo ideal es abordar el tema cuando el pequeño muestre interés o dé muestras de querer comenzar el diálogo. Para eso, nada mejor que aprovechar esas ocasiones ideales, esos momentos privilegiados que nos ponen el tema en ban-deja, como es un embarazo o un nacimiento cercano. Hay que tener en cuenta que un niño debería saber -ya antes de los tres años- que los bebés crecen dentro de su madre.

Es importante olvidarnos del clásico cuento de la cigüeña o el origen parisino de los bebés. Tampoco tienen sentido las teorías que buscaban un símil en el mundo vegetal para explicar el origen de la vida. Debemos arrinconar también la famosa teoría de las flores y comenzar las explicaciones dando sólo un anticipo, sin ofrecer demasiada información ni usar todavía un lenguaje muy técnico. Hablar de una forma sencilla, clara y corta. No llegar más allá. Para hablar de las diferencias entre los chicos y las chicas, a veces, es útil recurrir a una ilustración.

Las verdades de Perogrullo a los niños les encantan y las entienden. La mejor manera en que ellos reciben la información es si se les hace llegar en forma de cuento.

La típica pregunta "¿De dónde vienen los chicos?", ya no nos plantea ningún problema a los padres: "Están en la panza de sus mamas porque ahí es donde están todos los bebés antes de nacer", puede ser una buena respuesta.

Puede explicarse a los niños que una semilla de dos partes, una que pone papá y otra que pone mamá se juntan dentro de mamá para formar el bebito.

miércoles, 30 de noviembre de 2011

La etapa de los por qué


¿Qué hacer ante la avalancha de preguntas? En primer lugar, estar prevenidos. Es muy importante que el asunto no nos tome de improviso, porque la inoportuna pregunta puede caer en el momento de las compras, en casa de los abuelitos, en el ómnibus o en el lugar y circunstancias menos apropiados. Y estemos donde estemos liav que ofrecer una salida airosa de inmediato.

Lo fundamental es no frenar su curiosidad para no dar la impresión de que hay cosas sobre las que no conviene preguntar demasiado, no ponerse nervioso ni escabullirse, sino responder clara y concretamente en el mismo momento en que el pequeño pregunte, sin extenderse en largas explicaciones, y hacerlo en el mismo tono en que se habla sobre otras cosas, ya que, si captan que se trata de algo que desagrada a los padres, dejarán de preguntar.

Es fundamental mantener una actitud abierta y receptiva. Recordar que, si el chico pregunta, es porque tiene confianza, no hay que defraudarlo con evasivas o silencio, pero tampoco obsesionarse por encontrar la respuesta exacta, no hacen falta tratados ni explicaciones exhaustivas. Por supuesto, nunca debemos contestar con tonterías o absurdos, ya que él está tratando de informarse sobre el mundo. El niño que descubra ahora que aprender es emocionante desarrollará esta afición durante toda su vida. A veces, una explicación preliminar sencilla puede acompañarse de una postergación de la explicación detallada para "más adelante", "cuando seas más grande". Estas son promesas que deben cumplirse a rajatabla.

lunes, 28 de noviembre de 2011

Educación sexual


Hacia los dos años y medio, el niño empieza a controlar esfínteres. Por lo tanto, es un momento perfecto para que papá acompañe al niño al baño, le enseñe cómo él hace pis de pie y cómo se limpia. La mamá podrá hacer lo mismo con su hija. No es por una razón especial, simplemente porque suele enseñar mejor quien lo practica. Así que cada uno demostrará a su manera estas tareas comunes diferenciadas por el género.

De todas formas, hasta la edad de tres años y medio, los niños no son plenamente conscientes de su propio sexo, eso sí, la curiosidad sobre el tema suele empezar a surgirles ya desde un poco antes.

Un buen día, probablemente aprovechando una de esas situaciones, el varón o la nena preguntarán "¿por qué un chico es un varón y no una nena?". Seguramente no será el primer aviso. Y es que entre los tres y los cuatro años, entran de lleno en una etapa nueva divertidísima y agotadora: la edad del "por qué". Ahora pueden llegan a formular hasta cuatrocientas preguntas diarias. Las hay de todos los tipos y, en lo que respecta al sexo, con tales grados de complejidad e imaginación que más de una vez nos harán tragar saliva y palidecer. Los chicos son así, ocurrentes y curiosos. No saben lo que son los tabúes ni prejuicios y, por lo tanto, preguntan sin miedo ni medida.

sábado, 26 de noviembre de 2011

CUIDADO DE LOS DIENTES


Es recomendable enseñar a limpiarse los dientes apenas despuntan los primeros molares. Sin embargo, hay dentistas que recomiendan iniciar esta operación higiénica alrededor de los dos años, porque para entonces el niño habrá adquirido ya la costumbre de copiar todo lo que vea hacer a los adultos en general, y a sus padres en particular.

Si el padre o la madre se lavan los dientes en su presencia, cualquier día el pequeño se apoderará de uno de sus cepillos e insistirá en usarlo. Éste es el momento más oportuno para comprarle un cepillo y permitir que lo utilice por su cuenta. Como es natural, al principio no mostrará gran habilidad en esta operación y los padres deberán ayudarle, si bien con mucho tacto, a manejarlo, de modo que él se sienta tan autónomo como los mayores.

De este modo se conseguirá, como con tantas otras actividades, que aquello que a veces los padres han de imponer a los hijos como deber desagradable, se presente como una actividad divertida e interesante. El fin principal de la limpieza de los dientes es el de eliminar el alimento que se queda adherido a su alrededor y, sobre todo, los restos que se introducen entre ellos. Se desaconseja en absoluto el uso de los mondadientes.

jueves, 24 de noviembre de 2011

Cómo detectar si un niño es diabético


Hay una primera fase, la prediabética, en la que no se puede asegurar si padece o no la enfermedad. Si alguno de los padres lo es o hay antecedentes diabéticos en la familia, hay que estar muy alerta por si surgen una serie de síntomas que puedan significar diabetes infantil.

Los más característicos son la pérdida de peso, el aumento de la sed y del apetito y las ganas constantes de hacer pis. Muchas veces el niño que ha dejado de orinar de noche vuelve a hacerlo.

SI esto ocurre, hay que llevar al chico al médico y someterlo a análisis. Sólo el especialista puede diagnosticar si existe o no la enfermedad. El control médico debe seguir siempre. Cada tres meses la visita al especialista se impone como una obligación.

En estas revisiones se estudia la evolución del peso, altura, alimentación, nivel de grasas, y se analiza el nivel de glucosa.

martes, 22 de noviembre de 2011

LA CARIES ES FAVORECIDA POR EL AZÚCAR


Los médicos todavía no han logrado explicarse con exactitud las causas de la caries dentaria. Es verdad que la alimentación de la madre, durante el período del embarazo, y la del lactante revisten gran importancia para la formación de los dientes, pero intervienen además factores hereditarios.

Los dientes que parecen más robustos suelen cariarse más tarde que los demás. Los dentistas opinan que una de las causas principales de la caries es el ácido láctico, formado por la fermentación de los azúcares y ácidos que ingerimos, y que la provocan las bacterias que viven en la cavidad bucal y que se alimentan con dicho ácido.

Tal es el motivo de que la afición a comer caramelos entre las diferentes comidas, o bien turrones o chocolate, frutas confitadas o galletas, pueda ser causante de la caries. También las frutas contienen azúcares, pero en formas muy diluidas. Las amidas que ingerimos en grandes cantidades (con las patatas, las pastas y el pan) no se adhieren con facilidad a los dientes, pero en lo que se refiere a la caries, suele ser nociva la ingestión de azúcares y amidas que permanezcan pegados durante largo tiempo a la superficie de aquéllos.

domingo, 20 de noviembre de 2011

Educación sexual desde el nacimiento


La educación sexual debe empezar ya desde el nacimiento

Según los expertos, los padres podemos comenzar a impartir una buena educación sexual a nuestros hijos desde el mismo momento de su nacimiento. Basta con dejar al bebé desnudo durante algún tiempo al día. De esta forma el niño puede percibir sus genitales como una parte más de su cuerpo, si están siempre cubiertos con el pañal, las neuronas se insensibilizan y es como si no existieran.

Además, hay que tratar la zona genital de la misma manera y con el mismo mimo con que se trata cualquier otra.

Los especialistas en sexología han observado que los papis que, con tanto cariño y tanto cuidado, lavan y besan el cuerpo de sus bebés, llevados por un pudor, consciente o inconsciente, actúan de una forma más rápida o agresiva cuando llegan a los genitales. Por lo tanto, una buena manera de empezar a transmitir que el sexo es un valor positivo consiste en no eludir su zona genital y continuar lavando y cuidando amorosamente la colita y genitales del bebé con el mismo mimo con que tratamos todo su cuerpo.

Cuando el bebé cumple dos años, entra en la etapa del reconocimiento de su propia imagen, fase conocida como la del espejo. A esta edad hay que dejarlo desnudo ante el espejo para que reconozca su propio cuerpo.

Es una etapa ideal (si es que las consignas familiares permiten) para que los pequeños convivan con sus padres desnudos, si esto pertenece a la ideología educativa de los padres, y aprendan cómo son los genitales de los adultos, al mismo tiempo que a limpiar y a cuidar su cuerpo.

viernes, 18 de noviembre de 2011

EL FLÚOR DEL AGUA ROBUSTECE LOS DIENTES


El flúor es un elemento importante para la formación de los dientes de los niños, tanto durante su existencia intrauterina como en su alimentación en el transcurso del primer año de vida. Está demostrado científicamente que la caries es más frecuente en aquellos países cuyas aguas son pobres en este elemento. En algunas ciudades, el flúor es añadido, por medios artificiales, al agua potable, pero las ventajas y desventajas de esta adición con fines sanitarios todavía son objeto de discusión.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

Hablar de sexo con los hijos


Es normal hablar de sexo? Tanto los expertos como los padres estamos de acuerdo en que éste es un tema que hay que hablar, dentro de lo posible, abiertamente con los hijos. Sin embargo, en la práctica la cuestión no siempre es fácil. Algunos han pasado de la vergüenza, el no saber como empezar o no encontrar las palabras adecuadas, a dar un discurso pesadísimo a la mínima pregunta. Y es que los adultos, a veces, tenemos una clara tendencia a complicar las cosas más sencillas.

Es evidente que, si no hubiese cuerpos ni sexo, no existiríamos. La mayoría de los niños piensa mucho sobre su cuerpo, el sexo y la vida. Los jóvenes hablan y hacen chistes al respecto, y nosotros, los adultos, también. Nuestro universo cultural está plagado de imágenes de sexo. Los escritores lo describen, los pintores lo llenan de color, los científicos lo investigan y los músicos le ponen la melodía.

Y la televisión, la radio, los videos y el cine rezuman sexo, al igual que los libros, las revistas y los avisos publicitarios. Es bastante lógico que los niños, siempre en diálogo permanente con el mundo que los rodea, piensen sobre el cuerpo y el sexo, quieran saber cosas al respecto y nos pregunten sobre eso.

Es obligación nuestra, como padres, explicarles que la sexualidad trata muchas cosas: los cuerpos, el desarrollo, las familias, los bebés, el amor, el cariño, la curiosidad, los sentimientos, el respeto, la responsabilidad, la biología y la salud, pero que también hay momentos en los que la enfermedad v el peligro pueden formar parte del sexo. En nuestras manos está el resorte fundamental para que nuestros hijos aprendan todas estas cosas en el momento adecuado y de una forma sana, si es posible, divertida.

domingo, 13 de noviembre de 2011

Tratar la diabetes infantil


El tratamiento se basa en dos grandes pedestales: dar al cuerpo la insulina que necesita y controlar la glucosa por vía de la dieta. La insulina se administra con inyecciones subcutáneas. Es el médico el que tiene que determinar su dosis y clase (hay varios tipos de insulina), y con ellas se trata de conseguir un equilibrio que disminuya el azúcar de la sangre y de la orina, sin producir un déficit que provoque hipoglucemia (una falta de azúcar).

En cuanto a la dieta, actualmente no se le da tanta importancia y debe diferenciarse poco de la de los niños sanos.

Es indispensable que los padres de los niños diabéticos sepan manejar esta enfermedad para controlar a sus hijos mientras son pequeños, y para enseñarles a controlarse solos lo antes posible, hasta que lleguen a ser autosuficientes. Los padres deben aprender a inyectar la insulina, procurando no aplicarla nunca en el mismo sitio (el tejido celular subcutáneo se atrofia). Se debe cambiar el lugar del pinchazo en 14 puntos diferentes (3 en cada brazo y 4 en cada pierna), separados entre sí 2,5 cm, con las jeringas bien esterilizadas. Deben vigilar el nivel de glucosa, analizando a diario la orina con un reactivo especial. Conviene llevar una ficha con los resultados, lo que permite aumentar o disminuir la dosis que debe inyectarse (el estrés y las infecciones pueden determinar mayor necesidad de insulina).

Asimismo, tiene que controlar la dieta. Las comidas no deben ser copiosas y hay que repartirlas en desayuno, un tentempié a media mañana (los ingredientes los determinará el médico), la comida, la merienda, lacena y un vaso de leche al acostarse. Deben evitarse los condimentos fuertes y las frutas muy dulces, y no hay que abusar de las carnes grasas, embutidos, huevos y manteca. En cambio, hay que acentuar el aporte de fruta, verdura y leche.

El niño debe acostumbrarse a no tomar golosinas y bebidas dulces, pero sí ha de llevar siempre un terrón de azúcar o un bombón consigo, que tomará cuando note que se va a producir un descenso brusco de azúcar (mareos y desmayos).

viernes, 11 de noviembre de 2011

LOS DIENTES DEFINITIVOS


El cambio de dientes es precedido por un fenómeno de gran importancia: la irrupción del primer molar definitivo, situado detrás de la segunda muela de leche. Recibe el nombre de «diente de los seis años» y reviste un gran valor morfogenético pues constituye una especie de tope que define el espacio anterior para el cambio de los dientes, en tanto que el crecimiento ulterior de las mandíbulas formará, detrás de éstos, el lugar para la erupción de los otros dos molares.

El diente de leche cae porque su raíz se desgasta a causa de la acción mecánica practicada por el crecimiento del diente definitivo. Una vez destruida la raíz, la corona permanece adherida al borde de la encía sólo al nivel del cuello, y basta entonces la masticación o un breve tirón para arrancarlo. Los fenómenos de la caída de los dientes de leche y de la aparición de los definitivos se manifiestan con el mismo ritmo de la dentición primera.

Sin embargo, el intervalo es mayor y dura, en general, desde el sexto año hasta el duodécimo. Primero se produce con rapidez el cambio de los incisivos, después sobreviene la sustitución de los molares de leche por los premolares definitivos, y por último les llega la vez a los caninos. Estos últimos pueden cambiarse incluso a los trece años. El tercer molar, llamado también «muela del juicio», crece después de cumplidos los diecisiete años, pero a veces se retrasa y llega a surgir alrededor de los treinta años, e incluso puede dejar de hacer su aparición y quedar oculto en el hueso maxilar o en la encía. Cuando se producen desequilibrios entre el crecimiento de los dientes y el de la mandíbula, el tercer molar aparece en el inicio del tramo ascendente y provoca sensibles trastornos, hasta el punto de ser necesaria su extracción aunque esté sano.

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Diabetes infantil


La genética es la principal culpable de la diabetes infantil: se debe a una predisposición hereditaria. En los niños diabéticos -como en los adultos- el páncreas no segrega casi insulina, una hormona vital para metabolizar la glucosa que tomamos con la alimentación y que es un combustible indispensable de nuestro organismo. 

Esta falta de insulina impide que la glucosa llegue a las células y hace que éstas acudan a las grasas y proteínas para sacar de ellas el combustible que necesitan, lo que provoca una acumulación de deshechos tóxicos, los cuerpos cetónicos, responsables del coma diabético. La glucosa, por su parte, queda en la sangre, elevando su nivel de azúcar, y su exceso tiene que eliminarse al orinar.

Todo esto produce un aumento de la cantidad de orina, una necesidad de beber mucho líquido y un adelgazamiento por quemar demasiadas grasas. En los niños, la diabetes tiene una característica fundamental: pasan fácilmente de tener la glucosa muy alta a tenerla muy baja, con los peligros que esto conlleva. Por eso, se impone controlarla bien.



lunes, 7 de noviembre de 2011

Los dientes durante el primer y segundo semestre

Durante el primer semestre:
Primera muela superior 
Segunda muela superior 
Primera muela inferior 
 Segunda muela inferior
 
Durante el segundo semestre:
Colmillos superiores
Colmillos inferiores

A lo largo del tercer año nacen otras cuatro muelas:

Molar superior
Molar inferior
Molar superior
Molar inferior

La dentición de leche permanece inmutable hasta el sexto año, en cuya época se inicia la caída de los dientes y su consiguiente sustitución por las piezas definitivas.

viernes, 4 de noviembre de 2011

Ayuda a tu hijo a sentirse importante

Para cualquier niño, tenga la edad que tenga, existen infinitas posibilidades para experimentar el éxito. Puede encontrarlo en todas partes, siempre que lo ayudemos un poco a elegir sus ocupaciones. No deben ser tareas tan difíciles que un niño no pueda resolverlas, pero tampoco demasiado fáciles.

El bebé obtiene sus vivencias de éxito a través del cuerpo. El dominio cada vez más perfecto del propio cuerpo constituye una fuente de satisfacción que no se agotará en muchos años. Pero hay que tener cuidado de no frustrarlo en sus intentos. Imagínate, por ejemplo, un bebé en edad de gatear que ha descubierto un cacharro vacío en el otro extremo de la habitación. Remando y reptando inicia el largo camino hacia el objeto de sus deseos. Ahora, se pueden cometer dos errores: primero, tomar el cacharro y llevarlo a la cocina y segundo, acercárselo al niño. La primera actitud sería un golpe bajo para su curiosidad, el más creativo de los impulsos humanos. En el segundo caso lo privaríamos de la posibilidad de esforzarse por algo que merece la pena.

• El niño mayor posee un amplio campo para cosechar éxitos. Ahí están, por ejemplo, el lenguaje y el juego, pero también el mundo de los adultos ofrece miles de oportunidades al niño para sentirse importante. 

No hay nadie tan rico que posea todos los talentos, ni nadie tan pobre que no tenga ninguno.
limpieza o en las compras. Darles a los niños las pequeñas tareas, cuidando que tengan el justo grado de dificultad que el niño, según su edad y habilidad, necesita para que la consecución de la meta lo haga sentirse importante.

• Los escolares tienen un universo entero a su disposición: la investigación, los descubrimientos, el bricolage, la música, las artes plásticas... Sólo hay que ofrecerles posibilidades y no olvidar que el camino es tan importante como la meta. Dicho de otra manera: si tu hijo quiere trepar a un árbol y no lo consigue, se puede enseñarle dónde hay una escalera, pero no «sentarlo» en el árbol. ¿Para qué quiere él estar sentado en ese árbol? El camino, la dificultad de trepar es lo divertido, y sólo la conciencia de haber subido por los propios medios le proporciona la sensación de ser realmente grande.

miércoles, 2 de noviembre de 2011

El éxito en los niños

Hay algunos niños que tienen poca ocasión de saborear el éxito, esa sensación que nos invade al terminar una tarea bien hecha. Y allí donde consiguen algo, a menudo no experimentan una auténtica satisfacción, sea porque el éxito haya sido demasiado fácil de alcanzar, sea porque nosotros, los padres, les quitamos demasiadas piedras del camino.

¿Cómo viven actualmente ciertos niños? No les faltan juguetes, ni dulces, ni entretenimientos, ni amor, ni dedicación.

Lo tienen todo incluso antes de pedirlo. Comparado con los niños de antes, viven en una especie de Jaula, donde los cochecitos y las muñecas se apilan en los estantes, los armarios están llenos de ropa y en la cocina nunca faltan galletitas. ¿Por qué, entonces, se muestran tantas veces insatisfechos, caprichosos, ariscos? Porque les ocurre lo mismo que a Adán y Eva en el paraíso: se aburren.

Claro que esto no quiere decir que serían más felices sin juguetes, comida y amor. Pero también es verdad que no produce la misma satisfacción comerse una tableta de chocolate comprada en el kiosco, que fabricarse uno mismo caramelos, con azúcar, cacao y manteca derretida. Y los niños que se construyen ellos solos un carro de madera juegan más contentos y se sienten más importantes que aquellos que telediri-gen un sofisticado coche.

Porque ellos necesitan esforzarse en la medida necesaria, utilizar al máximo su potencial de actividad para ser felices.

domingo, 30 de octubre de 2011

Para que el niño se sienta importante

Desgraciadamente, no se puede decir que nuestras escuelas normales hayan acogido estas ideas con mucho entusiasmo. Sin embargo, aun así un buen profesor sabe que sólo un alumno que conoce el éxito es un alumno contento (y por tanto, motivado), y que hay que tomar medidas si alguna vez este éxito no se presenta por la vía habitual de las notas.

Así, le ofrecerá al pequeño alumno otras oportunidades para sentirse importante; por ejemplo, encargándole el cuidado de las plantas del aula; o si el niño es mayor, la organización de una excursión.

La experiencia del éxito no existe en el vacío; antes de saborearla hay que realizar una actividad. El que alguna vez haya probado «no hacer nada», se habrá dado cuenta rápidamente de que el paraíso terrenal, donde el hombre aún no tenía la obligación de trabajar con el sudor de su frente, debe haber sido, en realidad, un lugar tremendamente aburrido y la expulsión más bien un acto de piedad divina.

Los adultos obtenemos la mayor parte de nuestras vivencias de éxito a través del trabajo. Los que carecen de él no sólo sufren la falta de un sueldo, sino también la falta de oportunidades de éxito. Por la misma razón, un jubilado, para sobrevivir a su jubilación, necesita tener un hobby. No estar ocupado en algo» sino realizar una actividad —útil o creativa— que le proporcione una satisfacción parecida a las vivencias de éxito en su época activa.

viernes, 28 de octubre de 2011

Nacemos con un instinto de acción

Existe una teoría según la cual el hombre nace con un instinto de acción tan fuerte como el instinto de la supervivencia. En tiempos prehistóricos, este impulso de actuar era necesario para que el cazador pudiera dedicarse con las suficientes ganas a la tarea de cazar, vital para sobrevivir. Y como tenía que cazar todos los días a pesar de las fatigas físicas o las inclemencias del tiempo, se creó en él un potencial de acción que se renueva constantemente, como un almacén que no se vacía nunca porque siempre se vuelve a abastecer.

Hoy en día, la necesidad de este instinto parece menos evidente, pero aún persiste. Cualquier madre lo puede observar en su bebé: el recién nacido no sólo posee el impulso innato de alimentarse, sino que también dispone del necesario potencial de acción para que no se le acabe la energía que necesita para chupar. Si se alimenta al bebé con biberón y la tetina tiene un agujero demasiado grande, de manera que traga muy deprisa, ocurre a menudo que el niño siga llorando, aunque su hambre esté satisfecho.

También en el reino animal existen ejemplos de insuficiente consumo de esta energía innata. Ahí está, por ejemplo, el lobo que, un cautiverio, anda continuamente de un lado para otro en su jaula. Está hecho para correr y dispone de la fuerza necesaria para perseguir a su víctima incluso días enteros. No es bastante darle de comer, también necesita su diaria ración de desgaste de energía. Lo mismo les pasa a los caballos: si están muchos días inactivos en el establo se vuelven caprichosos y agresivos... igual que los niños cuando no tienen una ocupación satisfactoria.

miércoles, 26 de octubre de 2011

Relación padre-adolescente

El cambio de mentalidad del padre que descubre una nueva posición con respecto a sus hijos es desparejo a lo largo del país. En algunas ciudades, los padres ya viven la crianza de sus chicos en un sentido más integral, mientras que en otras todavía cuesta más que el hombre, la mujer, los tíos y los abuelos acepten que el varón puede ocuparse del bebé de la misma forma que la mujer.

Esto tiene que ver con la información, que tiene una distribución similar a la de la riqueza: cada vez son menos los que acceden a las novedades, cada vez son más los que mantienen costumbres de otras épocas que podrían cambiarse por otras que generan mejores resultados. Otro tema que va tomando cada vez más peso en la sociedad es la ausencia del padre. El número de madres solteras es cada vez más alto.

También resulta preocupante que la educación pública no se proponga brindar información acerca de la importancia de la maternidad y la paternidad, del cuidado de la anticoncepción y la prevención de enfermedades de transmisión sexual. Sería bueno que se le diera más importancia al tema, para que los chicos pudieran ir pensando en su futuro rol familiar desde jóvenes.

Habría que hablarles de la crianza, de las distintas etapas del desarrollo de los niños, de los buenos hábitos y de muchas cuestiones que puedan darles una formación complementaria a la que reciben en sus casas con respecto a la paternidad. Y, para los chicos que no van a la escuela, las radios y los programas masivos de televisión podrían incluir mensajes educativos.

El chico que se cría sin padre va formándose con diferencias con respecto al que tiene padre y madre. Esta situación que no es ideal genera algunas consecuencias. La mayoría de estos nenes tiene más problemas en la escuela por su rendimiento y por su conducta. Incluso el índice de delincuencia en chicos mayores de 18 años aumenta en el grupo de los que se criaron sin padre.

El padre siempre fue el encargado de mostrarle el mundo a sus hijos, por ser quien tradicionalmente trabajó fuera de la casa. Y también es el que "trae el mundo a casa". Una de sus funciones emblemáticas es la de establecer las normas. Hoy en día la madre se maneja con criterio propio y no amenaza al hijo con lo que va a pasarle cuando llegue el papá; de todos modos en la mayoría de los casos encarna la ley dentro del hogar. Por eso su ausencia se hace sentir.

Siempre es tiempo de mejorar o establecer un vínculo, si los primeros años de vida de los chicos el padre no estuvo presente o bien no llegó a involucrarse del todo en su crianza, puede recuperar su lugar en la vida de sus hijos. Todas las relaciones se cultivan y se van armando de acuerdo a las personalidades. En algunas hace falta tener más paciencia y otras son más espontáneas, pero siempre se pueden empezar a construir.

lunes, 24 de octubre de 2011

Que el niño se sienta importante


Desgraciadamente, no se puede decir que nuestras escuelas normales hayan acogido estas ideas con mucho entusiasmo. Sin embargo, aun así un buen profesor sabe que sólo un alumno que conoce el éxito es un alumno contento (y por tanto, motivado), y que hay que tomar medidas si alguna vez este éxito no se presenta por la vía habitual de las notas.

Así, le ofrecerá al pequeño alumno otras oportunidades para sentirse importante; por ejemplo, encargándole el cuidado de las plantas del aula; o si el niño es mayor, la organización de una excursión.

La experiencia del éxito no existe en el vacío; antes de saborearla hay que realizar una actividad. El que alguna vez haya probado «no hacer nada», se habrá dado cuenta rápidamente de que el paraíso terrenal, donde el hombre aún no tenía la obligación de trabajar con el sudor de su frente, debe haber sido, en realidad, un lugar tremendamente aburrido y la expulsión más bien un acto de piedad divina.

Los adultos obtenemos la mayor parte de nuestras vivencias de éxito a través del trabajo. Los que carecen de él no sólo sufren la falta de un sueldo, sino también la falta de opor- ^ tunidades de éxito. Por la misma razón, un jubilado, para sobrevivir a su jubilación, necesita tener un hobby. No i «estar ocupado en algo» sino realizar una actividad —útil o creativa— que le proporcione una satisfacción parecida a las vivencias de éxito en su época activa.

viernes, 21 de octubre de 2011

LOS COMPONENTES DE LOS DIENTES SANOS

Conviene saber que las coronas de los dientes de leche se forman en el interior de las encías antes de que nazca el niño. Su constitución viene determinada por las sustancias que la madre ingiere durante el embarazo.

La investigación científica ha demostrado, en este aspecto, que los elementos necesarios en la dieta de la gestante son el calcio y el fósforo (presentes en la leche y en el queso), la vitamina D (contenida en el aceite de hígado de bacalao y activada por los rayos del sol) y la vitamina C (existente en las naranjas y limones, en los tomates crudos y en las berzas). Probablemente, son necesarios también otros factores, entre ellos la vitamina A y ciertas vitaminas del grupo B.

miércoles, 19 de octubre de 2011

Ser amigo de los hijos

Adolescentes
El amiguismo entre el padre y los hijos empezó a popularizarse hace unos años y desdibujó la figura paterna. Lo cierto es que un padre no puede ser un amigo, lo bueno sería que siempre ocupara su propio espacio. Esto tiene que ver más con una diferencia generacional que con una cuestión de autoridad.

Si el padre hace de la relación una cuestión de amistad, baja a un nivel de desarrollo, en el que puede sentirse cómodo o no, donde borra la posibilidad de que el hijo aprenda algo de él. Por ejemplo, en el famoso gol , de Diego Maradona a los ingleses, el padre puede diferir de la opinión del hijo y decirle que le parece mal que se gane con trampa.

En cambio, si se preocupa por mantener una postura amistosa, puede llegar a apartarse de sus convicciones con tal de fomentar esa cercanía. Es importante mantener el criterio y no caer en esta trampa que perjudica a los chicos más que a nadie.

lunes, 17 de octubre de 2011

Niños, la importancia de ser importante

"Yo era un estudiante miserable", cuenta un viejo maestro de escuela, hoy ya jubilado y con varios nietos, «hasta tal punto que en el Bachillerato repetí un año dos veces. Así andaba, con la espalda encorvada por el peso de la pubertad y la sensación de ser un fracasado. Lo único que preservaba, al menos en parte, mi autoestima era mi recién descubierta habilidad para volver a hacer funcionar planchas fundidas, lámparas rotas y radios enmudecidas. Era un barrio muy pobre, en el que no se encontraban fácilmente especialistas ni repuestos. El hecho de que todos los vecinos me buscaran -recompensándome a veces incluso con un poco de chocolate- era un bálsamo para mi alma».

El principio que hay detrás de esta experiencia de un viejo maestro juega un papel importantísimo en la pedagogía de todos los grandes reformadores de la educación. Es la sencilla máxima de que un niño necesita sentirse importante, es decir, que no puede existir sin la experiencia de tener éxito al menos en alguna de sus actividades. Y si no lo obtiene en los estudios, hay que proporcionárselo por otras vías.

Por ello, en las instituciones de estos grandes pedagogos siempre se realizan actividades al margen de las asignaturas puramente académicas: música, teatro, danza, deportes, trabajos manuales... un amplio campo para cosechar éxitos, porque cualquier niño posee algún talento o sabe hacer algo especialmente bien.

sábado, 15 de octubre de 2011

EL INSOMNIO DURANTE LA DENTICIÓN


Los primeros cuatro molares, que en el niño normal despuntan entre los doce y los dieciocho meses, son los que más a menudo causan trastornos. El niño se muestra inquieto y caprichoso, y puede perder el apetito durante varios días seguidos. Muchas veces, por la noche se despierta llorando. Puede administrársele una pequeña dosis de algún sedante ligero, luminaletas, por ejemplo.

miércoles, 12 de octubre de 2011

Cambios de generación

Los cambios entre generación y generación tienen que ver con distintos aspectos culturales que influyen sobre los jóvenes; algunos se expresan a través del arte o la política, pero muchos otros están presentes en los actos cotidianos, incluso en los más triviales. Hoy es común ver a un hombre llevando el cochecito de su bebé, cuando hasta hace 20 años llamaba la atención ver a un hombre encargándose de una criatura.

En muchos casos, el varón empezó a cuidar a sus hijos empujado por la situación social o económica. Al quedarse sin trabajo, una cuestión desafortunada, pasa más horas en su casa y eso le da una posibilidad muy positiva: tiene la chance de descubrir que puede disfrutar mucho del contacto con sus niños, de mostrarles sus sentimientos y acercarse desde un costado que antes le quedaba vedado o reservado para momentos especiales. Aprende a disfrutar de sus hijos.

viernes, 7 de octubre de 2011

Mi hijo va a cumplir 18

 
Años atrás, aparecían los permisos, los cigarros,  las llaves de casa, los consejos de un padre, un tío o algún W hombre experimentado. Con cierta nostalgia, los mayores recuerdan los 18 como el momento en que todo era posible. Esta edad simbolizaba (y simboliza) la extrema potencia: el comienzo de la adultez y la plenitud de las condiciones físicas y psíquicas para emprender cualquier proyecto. Es la orden de largada para comenzar una carrera que ofrece un sinfín de posibilidades. Algunos, quizás pocos, tienen clara la meta; otros corren sin saber adonde tienen que llegar. Sin duda, las puertas se abren para todas las oportunidades hasta ahora vedadas. Pisar la línea de los 18 es como legalizar mil inconvenientes y entender que la autonomía finalmente es posible.

"Llegan cosas más serias"


Sebastián, que ansia que pasen dos años para llegar a los 18, nos cuenta:
"Es como que uno tiene más libertad. Te dan más permisos. Ahora querés ir a bailar y no podes ir a cualquier lugar porque no te dejan entrar. En cambio, a los 18, podes ir con toda tranquilidad porque lo vas a lograr. El auto es otro tema, reútil, porque uno ya se mueve solo y no depende de nadie. Yo manejo mi moto desde los 11 ó 12, pero me siento más seguro cuando manejo yo que cuando voy con un chico al que no le conozco sus reacciones."

"Otra cosa que se me cruza por la cabeza es que a esa edad voy a poder estudiar y también trabajar en algo que tenga que ver con mi estudio, así me voy metiendo en tema. Hay cosas que también voy a extrañar, ya que ahora estudio para "zafar" y después voy a tener que saber y alcanzar buen promedio. Yo sé que esta etapa es linda, porque con los 18 también llegan cosas más serias que las que uno vive ahora."


"Grande fui desde los 12"
Juan representa la perspectiva opuesta:
"Para mí, el reconocimiento de ser grande es de afuera, porque grande fui siempre. Desde los 12, bah..., quiero decir que desde entonces tuve responsabilidades como si fuera grande. Mis padres se separaron y, por cosas muy difíciles de explicar, nos quedamos a vivir con papá. Desde entonces, tengo muchos deberes con mi familia, además de estudiar, cosa que hago con bastante éxito."

"Mi papá me emancipó, así que pude hacer algunas cosas más. Yo me encargo de las compras, administro la casa, llevo a mis hermanos a la escuela o a la casa de sus amigos. Ahora, que pasé los 18 y también los 19, soy grande para ver películas con restricciones. Sin embargo, manejo desde los 16: saqué un permiso especial porque cuando mi papá se iba a trabajar, alguien debía movilizarse para las necesidades de la casa. Nunca tuve consejos de nadie, mis amigos son los únicos con los que puedo charlar".

En este caso, el símbolo de los 18 quedó totalmente eclipsado por situaciones traumáticas y accidentales. La madurez de Juan respondió más a situaciones externas que a su verdadera madurez biopsíquica.

martes, 4 de octubre de 2011

El servicio militar

Muchos chicos inmediatamente asocian esta edad con el servicio militar.. Pero, ¿por qué hay hacia esa idea tanta rebeldía, miedo y sensación de que se pierde el tiempo? Quizás porque junto con la aparición del momento de plena libertad, en que los derechos se equilibran con los deberes, aparece el fantasma del sometimiento. En este caso, corporizado en una institución que no permite -o al menos no permitía- elegir y que obliga a un servicio al que no se optó para pertenecer.

Aunque algunos chicos, con muchas dudas o temores de instrumentar iniciativas propias, a lo mejor se sienten a gusto en una institución donde no hay posibilidades para la ambigüedad o la ambivalencia: allí todo es como debe ser. Otros encuentran en la autoridad un modelo a seguir, pero la mayoría se rebela porque consideran que esa etapa posterga sus iniciativas y se opone a la autonomía que tan fer vientemente se intenta lograr. Hay que su bordinarse para acciones opuestas, justo ei el momento en el que la bandera de su lu cha es la libertad.

A los 18, o alrededor de esta edad, generalmente se pasa de la pertenencia a instituciones conocidas, como la familia o la escuela, a otras desconocidas y menos protegidas, como la universidad, el trabajo o el servicio militar. Hasta ese momento todo era controlado, y aun las ansiedades y los miedos tenían su lugar.

domingo, 2 de octubre de 2011

El sexo del hijo que viene

¿Qué razones pueden llevar a un padre o a una madre a desear fervientemente que su futuro hijo pertenezca a uno u otro sexo?
Antiguamente se esperaba con ilusión que el hijo mayor fuera varón para poder así perpetuar el apellido y también, no vamos a engañarnos ahora, porque se le daba un mayor valor al varón, pensando que las hijas representaban una carga. Aún hoy en día, en China, donde el gobierno ha instaurado la política de un único hijo por matrimonio para frenar el crecimiento demográfico, se autoriza un segundo embarazo si el primer hijo ha sido niña.

En otros países las cosas están más equilibradas y el tamaño ideal de familia es la parejita. Es decir, la versión adaptada a los tiempos del "clan" que contaba con un amplio surtido de niños y niñas. Porque así, el matrimonio ve cumplido esos íntimos deseos que, aun a su pesar, subyacen agazapados en el inconsciente: que no desaparezca el apellido del padre, aunque la guía telefónica esté plagada de Rodríguez: contar con el "seguro" de una hija que se ocupe de ellos en la vejez, porque según la tradición las niñas son más dulces y cariñosas; hacer realidad la fantasía del hombre y la mujer de vivir nuevamente, el uno en el niño y la otra en la niña, su infancia y su adolescencia.

viernes, 30 de septiembre de 2011

TATUAJE casero, pasatiempo peligroso


Algunos adolescentes se dedican a tatuarse con puntiagudas estilográficas o agujas. Trazan corazones u otros dibujitos a modo de pequeñas «obras de arte» sobre el dorso de sus manos. ¿Lo hacen como prueba de valentía, como símbolo de su hombría, como pasatiempo o como broma escolar sin importancia? Sea cual fuere la razón que les lleva a hacerlo, están poniendo su salud en peligro.

Al igual que los tatuajes profesionales, éstos son muy difíciles de eliminar. Pero estos dibujos hechos con tinta o tinta china son más arriesgados todavía y tienen que ser eliminados quirúrgicamente pues las punzadas de un profano introducen la tinta a diferentes profundidades de la piel.

martes, 27 de septiembre de 2011

Los ahorros de los adolescentes

Los adolescentes que hemos entrevistado tienen gastos muy diversos. Algunos, además de percibir una mensualidad de sus padres, reciben "propinas" de los abuelos, tíos o tías. Como dice Elena, de 15 años: "Ellos son más mano suelta... como los veo poco..."

Entre sus preferencias de consumo hay por lo menos treinta objetos o actividades en las que coinciden: comprar ropa, regalos, posters, casetes, discos, revistas musicales, fotos de cantantes, golosinas, chucherías, libros de aventuras y bijouterie. Algunos gastan en tabaco.

"Es mi peor vicio", dice Andrés, de 16 años. Muchos prefieren ir al cine, teatro, a las discotecas, a jugar a máquinas electrónicas, o al billar, a  partidos de fútbol o de tenis. Algunos costean las clases de gimnasia o danza otros gastan el dinero en alquilar películas de video, y todos en salir con sus amigos. Algunos chicos fueron un poco ambiguos: "En algo que me guste", dice Laura; "en caprichos", dice Andrea, ambas de 15 años.

¿Y qué hay del ahorro? Ana, de 15 años, parece tenerlo muy claro: "Pienso que el dinero está para gastarlo y disfrutarlo. Me fastidia ahorrar por ahorrar'. Pablo, de 17 años, dice: "Mi deporte favorito es la patineta, pero es un deporte caro y me cuesta mucho ahorrar para comprarme un buen equipo. Si tuviese más dinero lo ahorraría para gastármelo en eso". Marina, de 15 años, es contundente: "No puedo ahorrar ni despilfarrar porque casi no dispongo de dinero". El consumismo de Jorge, de 15 años, va cambiando con las estaciones: "En verano despilfarro más que en invierno" Pero Iván y Alejo no tienen la menor duda: ellos ahorran. Sueñan con tener más y más. Carlos dice que si tuviese mucho dinero lo pondría a interés o compraría dólares, y así cuando fuese mayor, se compraría un departamento. Marina quisiera tener un máquina fotográfica y un teleobjetivo. Elena cambiaría los muebles de su habitación, viajaría y se compraría buenos equipos de deportes.

Ahorrar y aprender a administrar el dinero es algo que no se enseña con largos discursos sobre economía. Se aprende de la experiencia de todos los días y del sistema de valores y prácticas de cada familia.

No conviene ser demasiado rígidos en el tema del dinero ni "cerrar la canilla antes de tiempo". Poco a poco nuestros hijos se irán haciendo más independientes y basados en sus ensayos y sus errores manipularán el dinero de forma más racional y adulta.

domingo, 25 de septiembre de 2011

¿En qué gasta la plata?

Todos los humanos nacemos codiciosos. ¿Quién no ha visto a su hijo pequeño pelearse por un juguete, pedir más caramelos con la boca llena de ellos o protestar frente a un quiosco porque nos negamos a comprarle otro juguete más?

Ahora, sus exigencias son mayores. Quieren más cosas y más caras. Lo mejor, entonces, es bueno darles una asignación semanal o mensual para que satisfagan sus deseos, y al mismo tiempo aprendan a administrar su dinero. Sin embargo, cada familia funciona de distinta manera y a algunos padres les resultará más cómodo darles dinero sólo cuando lo necesiten o darles una asignación mínima para luego ir añadiendo algo más para gastos extras.

Las cosas por las que ellos se desviven a nosotros nos pueden parecer completamente superfluas e innecesarias. Pero si les damos su dinero tenemos que estar preparados para resistir los errores que los adolescentes cometan con él sin reprocharles nada. No es raro que una quinceañera decida comprarse un esmalte de uñas color negro, ni que un muchacho de dieciséis años se gaste la mensualidad entera en una entrada para un concierto de rock. No es conveniente interferir en sus adquisiciones. Si se equivocan, ellos deben hacerse responsables de sus decisiones y aprender de su experiencia.

viernes, 23 de septiembre de 2011

De bebé a "casi un hombre"

Todas estas vivencias son relatadas por una mamá:

"Cuando hace pocos días nos sentamos con mi marido y el menor de mis hijos para hablar sobre el futuro de éste, la elección de una carrera o qué otra alternativa podría ocurrir en los próximos 4 ó 5 años, de golpe lo vi grande. Con información, con intereses, con dudas, pero también con conocimiento de sus límites y aversiones. Mientras lo miraba, pensaba que poco a poco había dejado de ser "mi bebé gordito" para transformarse en "casi un hombre", afeitado, pelilargo, muy alto y muy flaco. Y digo casi porque creo que terminará de ser un hombre cuando elija su lugar y comience su independencia económica. Siento que, realmente, está terminando una etapa".  Este es el momento en que nuestra función de padres- contenedores va dejando lugar a otra instancia, la de padres-acompañantes.

Aunque todo se da gradualmente, es hermoso asumir que estamos adquiriendo un rol de observadores y dejamos atrás el de activos involucrados. Si bien la tarea de padres no se agota nunca, la perspectiva desde donde acompañamos a nuestros hijos varía con el tiempo. Siempre estamos comprometidos pero, a medida que crecen, cada vez lo hacemos más en silencio.

En el caso de los hijos varones de esta edad, hay que observar si su relación con el padre ha variado. Un día, papá se da cuenta de que la asimetría -incluso física- ha terminado y de que en casa hay otro "hombre" que le usa la camisa y el auto y le discute acciones y puntos de vista. Este puede ser un momento de ruptura, en el que la competencia y la envidia suelen colarse en la relación. Pero también puede nacer un nuevo equilibrio de reacomodamiento y admitir que todos van siendo "grandes", con más o menos historia, con más o menos experiencia de vida.

miércoles, 21 de septiembre de 2011

Los tiempos cambian


Los cambios traen consigo temores a lo desconocido y puede suceder que sean enfrentados y solucionados o que reactivamente se luche contra todo lo que viene a modificar un orden conocido y tranquilizador. En distintas comunidades, una misma situación puede ser normal o impuesta. Por ejemplo, el hecho de vivir solo, de alejarse del hogar cuando todos o la mayoría lo hacen, cuando la norma lo impone, es atravesar un proceso previsto, un cambio que, aunque pueda no ser deseado, por lo menos se preverá.

En realidad, en esta edad se produce el alejamiento o separación de la familia y lo más probable es que se instalen las iniciativas en el afuera. Así, aparecen las primeras parejas estables y los grupos de amigos y compañeros de deportes o trabajo son las relaciones que adquieren más vigor.

También la militancia política puede aparecer en esta época, ya que las reivindicaciones y las causas justas están a la orden del día y muchos jóvenes toman el rol de transformadores de la sociedad, basado en su necesidad de acción.

lunes, 19 de septiembre de 2011

Castigo infantil

• Es importante que los padres estén de acuerdo sobre la valoración de la conducta de sus hijos. Uno no puede levantar el castigo que ha impuesto el otro. Si existe diversidad de opiniones, el debate debe producirse en la intimidad, nunca delante del niño.

• Cuando estás muy enfadada con tu hijo, intenta ante todo guardar la calma. Recuerda que la ira y el orgullo pueden llevarte a castigar injustamente o inadecuadamente. Ante todo, es importante que recuperes el control sobre tus emociones. Luego, tomarás una decisión racional y meditada. Será más justa y eficaz.

• Siempre que sea posible, el castigo debe tener relación con la falta cometida. Es poco educativo quitarle su gamehoy al niño si lo que ha hecho mal es poner perdido el cuarto de baño. Más vale obligarle a dejarlo limpio y recogido.

• El castigo debe ser inmediato. Demorarlo conlleva el riesgo de que se olvide la causa que lo ha motiva-
do. Además, nunca será tan eficaz.

• El castigo debe ser proporcional a la falta cometida, según la escala de valores del niño, no la nuestra.

• No sirve de nada amenazar con castigos cuando no llegan nunca.

Más vale no castigar que hacerlo y luego permitir que no se cumpla. Un castigo siempre debe cumplirse hasta las últimas consecuencias.

• No tengamos reparo en reconocer nuestros errores y pedir disculpas por habernos excedido. Los padres perfectos no existen.

• Es más fácil educar a un niño cuando existe entre sus padres y él una comunicación fluida y confiada.

• No debemos caer en la tentación de chantajear a un niño. Si lo hacemos y él protesta y no cede, es señal de que vamos por el camino educacional adecuado. ¡Enhorabuena!

sábado, 17 de septiembre de 2011

Miedo a la noche

Los niños necesitan sentirse seguros y protegidos. Y es precisamente por la noche cuando se sienten más solos y reclaman la presencia de un ser querido. Los bebés pueden tener terribles miedos porque cada día se enfrentan a sensaciones nuevas y desconocidas, que les producen temores. Son miedos normales e incluso necesarios para su desarrollo, pero se intensifican por la noche, con la oscuridad y la soledad de su cuarto.

Cuando esto suceda, el niño se despertará llorando. Los padres deben acudir e intentar calmarlo con mucha ternura, pues se necesita más que en ningún otro momento sentirse querido.

Otra opción -aunque polémica- es llevarse al pequeño a la cama con papá y mamá. Saber que ellos están a su lado lo tranquilizará rápidamente. Quienes han puesto en práctica el sistema confirman que, con el tiempo los sobresaltos nocturnos disminuyen y el niño tiene cada vez menos necesidad de buscar refugio en la cama de los padres, pero muchos pediatras están en desacuerdo con esta práctica.

domingo, 11 de septiembre de 2011

Canalizar el miedo de los niños


Mediante la palabra y el juego el chiquito elabora y procesa sus conflictos y emociones. Por eso es tan importante potenciar que juegue con libertad. Proponerle que haga dibujos sobre ese mal sueño lo puede ayudar a canalizar su miedo.

Si las pesadillas se repiten con excesiva frecuencia, reflexionemos sobre el comportamiento de nuestro hijo durante el día, las imágenes que ve en la tele o el cine, los cuentos... Ya no es tan chiquito, pero algunas escenas pueden impresionarlo.

Si a los dos meses no hemos descubierto la causa, es imprescindible solicitar ayuda profesional; sobre todo, cuando sus miedos acaban integrándose en la rutina diaria. Lo habitual es que, a partir de los seis años, las pesadillas aparezcan sólo muy de vez en cuando en sus noches.

viernes, 9 de septiembre de 2011

Después de una pesadilla


¿Cómo tranquilizarlo si acaba de sufrir una pesadilla?
Si se despierta, hay que estar a su lado, hablarle cariñosamente, abrazarlo, hacerle sentir nuestro calor: el contacto físico constituye en esos momentos el mejor sedante.

Si quiere contarnos el mal sueño, dejémoslo, aunque el relato nos parezca surrealista. Charlar sobre sus sentimientos lo ayudará a darse cuenta de que todo ha sido un mal sueño y que no tiene nada que temer. Si prefiere comentárnoslo a la mañana siguiente, hay que seguir las mismas pautas: la clave reside en escucharlo con atención, no con indiferencia.

No ridiculicemos sus temores ni lo llamemos miedoso, recordemos que las pesadillas no se pueden dominar, son producto del inconsciente. Sólo en casos extremos lo llevaremos a dormir a nuestra cama. Es preferible dejar encendida la luz del pasillo.

En algunas ocasiones, el pequeño rechaza el consuelo de uno de los padres y reclama con insistencia al otro. Hay que respetar su deseo, averiguar el motivo de ese rechazo y ponerle remedio.

martes, 6 de septiembre de 2011

Terrores nocturnos


¿Y en qué se distinguen los terrores nocturnos de las pesadillas? Son muy diferentes. Los primeros son menos frecuentes que las segundas y aparecen en la mitad de la noche, en la fase más profunda del sueño. Duran escasos minutos (aunque en algunas ocasiones se prolongan durante media hora) y, al día siguiente, el chiquito no se acuerda de nada.

Es mejor no hablar con él ni intentar despertarlo (está muy excitado y totalmente desorientado: no reconoce a los padres), pero sí conviene permanecer a su lado para evitar que se lastime y por si se despierta. En este caso, es muy probable que rompa a llorar y entonces sí necesitará que hablemos con él y lo calmemos.